Tucumán

La casa fue construida en Yerba Buena en los alrededores de San Miguel de Tucumán, para un matrimonio con un hijo adolescente.

Por ser zona sísmica se debió proyectar una estructura de hormigón que determino la estética general de la casa. Un patio central es el gran protagonista. A este abre la recepción, el cuarto de tv, y la circulación principal de la casa. Hormigón a la vista, piso de madera y grandes aberturas para comunicar muy directamente el interior con el exterior.

El equipamiento se resolvió con muebles contemporáneos de La Compañía.